La invasión de ‘Panicum Effusum’, una hierba conocida como ‘Pánico Peludo’, ha terminado por convertirse en la maldición de Wangaratta, en el noreste de Australia. La vegetación, de hasta dos metros de altura, está apoderada de calles, jardines y casas.

606x340_324643

Una pesadilla debida a las condiciones extremadamente secas que afectan a esta comunidad del noroeste de la región de Victoria, Australia, está generando sinsabores entre los residentes de esta localidad. Es una maleza que se reproduce más rápido de lo que le lleva al hombre eliminarla.

Cada día los residentes de esta población se levantan y limpian de malas hierbas sus casas. Horas después el ‘pánico peludo’ vuelve a hacer acto de presencia. Es el particular día de la marmota de Wangaratta.

Pero para algunos este suceso no es una alarma y la imaginación está haciendo de las suyas para sacar provecho a la plaga, como, por ejemplo, utilizar los tallos largos, flexibles y esponjosos para fabricar espantapájaros.

Los frustrados residentes se ven forzados a limpiar a diario y durante varias horas sus terrazas, entradas y patios de esta hierba mala para, al día siguiente, encontrarlas apiladas hasta el techo.

Pero, ¿qué es este pánico peludo?

También conocido por su nombre en latín Panicum effusum, se trata de una hierba nativa de Australia que cada año brota por todo el país.

Este tipo de P. effusum en particular tiene unos pelillos largos en los bordes de sus hojas, de allí su nombre común.

Como bien saben los australianos, crece con mucha rapidez y pueden crear nubes del desierto o norias -esos ovillos de hierba muerta y semillas diseñados para moverse y reproducirse.

Panicum effusumpánico peluda” es una hierba perenne que alcanza los 70 centímetros (28 pulgadas) de alto. Las hojas tienen pelos a base de tubérculos y son hasta un 5-30 centímetros (2.0-11.8 pulgadas) de largo por 0,4-1 cm (0,16 a 0,39 pulgadas) de ancho. Las espigas de semillas son típicamente 5-50 centímetros (2.0-19.7) en amor, con las espiguillas 2.3 milímetros (0.079-0.118) de largo.

Perros y gatos a salvo

El pánico peludo es particularmente dañino para las ovejas y corderos.

Si estos animales lo comen en grandes cantidades puede ocasionar una enfermedad letal llamada “cabeza grande amarilla”.

El veterinario Richard Evans, quien también es residente de Wangaratta, le dijo a la BBC que esta hierba pierde su toxicidad una vez que se seca.

“Lo importante es que no tiene efectos para la salud de los perros y gatos de las personas, lo único que hace es crear un terrible desastre”, agregó.

HorizontalAD1

Comments

comments